Fatiga Muscular Crónica: Causas, Síntomas y Tratamientos

5/5 (1)

La fatiga muscular crónica normalmente se debe a sobre entrenamiento, por lo que tiene fácil solución. Sin embargo, hay personas que la sufren sin haberse expuesto a una actividad física intensa. En esas ocasiones es necesario descartar las causas médicas que pueden producir fatiga muscular, para poder corregirlas. Si la causa no es corregible, la ozonoterapia puede ser una medida muy eficaz para mejorar este síntoma, al mejorar la aportación de oxígeno en los tejidos.

Qué es la fatiga muscular

Seguramente alguna vez te has preguntado la qué es la fatiga muscular o has sentido cansancio, fatiga y dolor muscular. Esto se debe a que los músculos pierden la fuerza para continuar, comúnmente se denomina fatiga muscular. La fatiga crónica se ha relacionado con varias condiciones de salud y tratamientos médicos, pero la causa subyacente de la fatiga sigue siendo en gran parte desconocida.

Para producir energía celular, nuestro organismo requiere de mucha cantidad de oxígeno y el uso del mismo se denomina respiración aeróbica. Al ocurrir un impedimento que no proporcione suficiente cantidad, nuestro sistema recurrirá a la respiración anaeróbica para utilizar energía almacenada denominada glucógeno, la cual, se descompone en glucosa, luego en piruvato y finalmente en ácido láctico.

Durante la actividad física, los músculos requieren de oxígeno y glucógeno; cuando se aumenta la intensidad del ejercicio, también la necesidad de oxígeno y reserva energéticas, alterando el sistema de transporte y causando que el músculo reemplace la fuente de energía con ácido láctico.

En situaciones en las que falla la oxigenación celular, o esta no puede compensar la demanda requerida, se puede producir aumento/acumulación del ácido láctico y otros compuestos en las fibras musculares, que hacen que su desempeño se vea mermado.

Para realizar la contracción muscular, la acetilcolina es un neurotransmisor responsable de la comunicación entre los nervios y los músculos en la unión neuromuscular. Cuando los niveles de acetilcolina son bajos, puede conducir a una disminución de la actividad muscular que resulta en una sensación de fatiga. Esto indica que las interrupciones en la comunicación entre los nervios y los músculos podrían ser una posible causa de fatiga.

El origen de la fatiga muscular no siembre se encuentra en el músculo, las neuronas del cerebro y la placa de unión neuromuscular, que requieren altas dosis de energía para funcionar, pueden verse sobrecargadas en situaciones de estrés psíquico o físico.

Entre las principales causas de la fatiga muscular se encuentran, la falta de oxigenación en la musculatura como resultado de un esfuerzo físico excesivo y/o falta de hábitos de entrenamiento, falta de descanso, incorrecta alimentación, deshidratación, bajos niveles de calcio, consumo de alcohol o drogas, además de factores genéticos.

Síntomas de la fatiga muscular y el dolor muscular

La fatiga muscular es un problema común experimentado por muchas personas. Puede ser causado por varios factores, como la actividad física extenuante o incluso la falta de descanso y recuperación. La fatiga muscular puede manifestarse de diversas formas, algunas más obvias que otras.

Los dos síntomas más frecuentes asociados con la fatiga muscular son el agotamiento extremo y la respiración/frecuencia cardíaca acelerada. El agotamiento extremo generalmente se describe como una intensa sensación de cansancio que no se puede remediar durmiendo o descansando solo. Esto podría sugerir que sus músculos están luchando para hacer frente a las demandas que se les imponen.

La respiración rápida junto con una frecuencia cardíaca elevada (aumento de la frecuencia cardiaca basal, FCB) también puede indicar que su cuerpo no puede mantenerse al día con la carga de trabajo y necesita tiempo para recuperarse. Puede medir tu FCB fácilmente con un reloj pulsómetro o un pulsioxímetro antes de levantarte cada mañana.

Otros síntomas comunes de la fatiga muscular

  • Dolor muscular, fatiga o cansancio en las piernas.
  • Dolor o fatiga muscular en los brazos.
  • Pesadez y rigidez muscular.
  • Sensación de debilidad.
  • Dolor de cabeza.
  • Falta de fuerza.
  • Falta de coordinación o de concentración.
Fatiga crónica qué es

Fatiga muscular en las piernas por sobre-entrenamiento

Después del entrenamiento, es normal sentir fatiga muscular en piernas, síntomas característicos de que los músculos han trabajado correctamente, se están reparando y volviendo más fuertes. En cambio, el sobre entrenamiento ocurre cuando se le exige al cuerpo más de lo que puede dar, generando un colapso del mismo.

Realizar rutinas de entrenamiento superando paulatinamente objetivos, con calentamientos y estiramientos y, además, en conjunto de buenos hábitos, disminuyen las probabilidades de contraer calambres, lesiones y posteriormente desgaste parcial o total de nuestra capacidad física

El sobre entrenamiento puede detectarse a través de los siguientes síntomas:

  • Dolor de cabeza.
  • Cambios en el apetito.
  • Fatiga o dolor muscular.
  • Lenta recuperación o empeoramiento del rendimiento físico.
  • Piernas pesadas y cansadas.
  • Mal humor e irritabilidad.
  • Estados de ánimo depresivos y de ansiedad.
  • Pérdida de motivación.

Las proteínas en las células musculares funcionan dentro de un cierto rango de acidez, pero al ocurrir una acumulación de ácido láctico debido al agotamiento de los carbohidratos almacenados en los músculos, el rango se reduce, inhibiendo las contracciones musculares y ocasionando debilidad generalizada, sensaciones de picor y ardor intensos en las piernas acompañado de una resistencia punzante.

fatiga muscular tras ejercicio físico

En el caso de los ciclistas, para recuperar fatiga muscular, realizan ejercicios suaves mientras aumentan la respiración para ayudar a convertir parte del ácido láctico en glucógeno. Para evitar dicho malestar, antes y durante el evento mantienen una correcta alimentación rica en carbohidratos.

El estado físico es el principal indicador para conocer los límites de nuestro cuerpo, por eso es importante reconocer la diferencia entre esforzarse hasta el límite y esforzarse demasiado, al igual que escuchar a tu cuerpo y programar los días de descanso que sean necesarios.

Causas de sufrir fatiga crónica muscular sin hacer ejercicio

La fatiga muscular es una condición en la que los músculos se debilitan, engarrotan y/o molestan. Esta condición puede aparecer incluso sin hacer ejercicio. Puede ser causado por múltiples factores, como la edad, la nutrición o las condiciones médicas.

Anemia

Debido a una disminución en los niveles de hemoglobina, que se encuentra dentro de los glóbulos rojos cumpliendo la función de transportar oxígeno a todo el organismo.

Problemas cardíacos

El suministro de sangre rica en oxígeno al músculo cardíaco o resto del cuerpo se encuentra adulterado.

Trastornos metabólicos

Como por ejemplo, diabetes, en donde la glucosa permanece en el torrente sanguíneo, en vez de ingresar a las células para brindarles energía.

Alteraciones en la glándula tiroidea

Es la encargada de controlar la manera en que el cuerpo utiliza la energía, puede desarrollarse como Hipotiroidismo (nivel bajo de tiroides) o Hipertiroidismo (nivel alto de tiroides).

Enfermedades renales y/o hepáticas

Ocasionan grandes concentraciones de ciertas sustancias químicas en sangre alcanzando niveles tóxicos.

Fatiga muscular – ansiedad

El estrés mental es una de las causas más comunes de fatiga crónica. Al aumentar los niveles de cortisol en el cuerpo, y también puede conducir a un aumento de la tensión muscular y la fatiga muscular.

Fatiga muscular por insomnio

La mala higiene del sueño o el insomnio también pueden estar relacionados con la fatiga muscular. Las alteraciones en el descanso conllevan a que haya menos tiempo para que el cuerpo se recupere y se regenere por completo.

Fatiga muscular por estrés

El estrés puede desencadenar molestias y dolores en todo el cuerpo, incluso en los músculos. Además del dolor físico, el estrés también puede conducir al agotamiento mental y poner a una persona en riesgo de agotamiento adicional debido a la falta de sueño o hábitos de vida poco saludables relacionados con el estrés.

Síndrome de fatiga crónica y fibromialgia como causa de fatiga muscular crónica

El síndrome de fatiga crónica (SFC) y la fibromialgia son dos enfermedades estrechamente relacionadas. Se habla de SFC cuando predomina la clínica de astenia, mientras que en la fibromialgia además de astenia, aparece dolor.

Estudios realizados por CDC indican que entre 836.000 y 2.5 millones de personas en los Estados Unidos sufren de alguno de los tipos de fatiga muscular y aproximadamente el 90% no han sido diagnosticados con fatiga crónica muscular debido al limitado acceso a la atención médica y al escaso conocimiento acerca de esta afección.

La fibromialgia es un trastorno del sistema musculoesquelético, que causa dolor crónico y generalizado. Uno de sus síntomas más comunes es la fatiga muscular. Aquellas que experimentan este síntoma a menudo descubren que no pueden completar las actividades físicas que antes podían hacer sin dificultad o sin sentirse completamente agotados después.

La encefalomielitis miálgica (EM), mayormente conocido como fatiga muscular crónica, es una enfermedad discapacitante compleja, caracterizado por los siguientes síntomas:

Incapacidad por más de 6 meses
Actividades que antes de enfermar eran habituales como asistir a la escuela o al trabajo, ocasionando sensación de fatiga extrema sin realizar mayores esfuerzos y no mejorando con el descanso.

Malestar post esfuerzo
El cuadro empeora luego de un mínimo esfuerzo, ya sea físico, mental o emocional. Los síntomas comienzan a agravarse entre 12 y 48 horas después de la actividad, con una duración de días e incluso semanas.

Sueño no reparador
A causa de la dificultad de somnolencia o permanecer dormido, sueños intensos y vivaces, piernas inquietas y espasmos musculares durante la noche, impidiendo un satisfactorio descanso.

Alteraciones en la memoria y concentración
Dificultando el aprendizaje de nuevos conocimientos y/o la toma de decisiones.

Intolerancia ortostática
Al posicionarse de manera erguida, pueden experimentar aturdimiento, cambios en la visión (visión borrosa, observar puntos blancos o negros), taquicardia, debilidad, mareos e incluso desmayos.

Existen formas de paliar la fatiga muscular causada por la fibromialgia o el Sd de fatiga crónica. Se ha descubierto que el ejercicio es una de las mejores formas de tratamiento para esta afección, ya que ayuda a reducir el dolor y mejorar los niveles generales de energía. Además, los cambios en el estilo de vida, como asegurarse de descansar lo suficiente y crear un horario de sueño constante, también pueden ayudar a combatir la fatiga muscular asociada con la fibromialgia.

Finalmente, las técnicas de relajación como el yoga o la meditación también pueden ser beneficiosas para controlar los síntomas.

Alimentos para evitar la fatiga muscular

La fatiga muscular se produce cuando los músculos están sobrecargados de trabajo y no pueden realizar su cantidad habitual de trabajo, lo que provoca sensaciones de debilidad, dolor o incluso calambres. Si quieres saber cómo evitar la fatiga muscular te interesará saber qué alimentos se deben evitar puede ayudar a reducir los síntomas de fatiga muscular y mejorar el rendimiento general.

Ciertos productos alimenticios procesados contienen altas cantidades de grasas saturadas, sodio y azúcares que pueden contribuir a la fatiga muscular. Se deben evitar los alimentos como las papas fritas y otros alimentos fritos, ya que tienen un alto contenido de grasa y no proporcionarán energía a los músculos. Además, las bebidas azucaradas como los refrescos también deben limitarse, ya que pueden causar deshidratación y un mayor agotamiento muscular.

alimentación fatiga muscular

Los alimentos para la fatiga muscular son imprescindibles para mantener los músculos fuertes. Una correcta alimentación se basa en:

  • Agua: Repone los líquidos y sales minerales perdidos durante el entrenamiento, lubricando las articulaciones y permitiendo que el oxígeno se reparta correctamente por el organismo.
  • Bebidas isotónicas: Aportan electrolitos que ayudan a una recuperar los líquidos perdidos durante el ejercicio.
  • Limonada: Actúa como antibiótico natural y diurético eliminando las toxinas producidas durante la actividad física.
  • Té verde: Actúa como estimulante del sistema nervioso, aumentando el rendimiento y la concentración a la hora de realizar cualquier actividad.
  • Huevo: Gran fuente proteica, proveedor de 18 vitaminas y minerales. Participa en la síntesis de proteínas musculares.
  • Lácteos: Ayuda en la síntesis de proteínas, aumenta la masa y fuerza muscular, pérdida de grasa corporal y favorece el rendimiento, adaptación y recuperación post entrenamiento.
  • Carnes rojas y/o blancas: Contienen nutrientes esenciales necesarios para una correcta recuperación y adaptación muscular luego de una jornada de entrenamiento.
  • Pescado azul (sardinas o atún natural): Ayudan a combatir la oxidación e inflamación producidas durante el deporte.
  • Vegetales de hojas verdes: Brindan variedad de beneficios positivos en el sistema musculoesquelético y cardiovascular.
  • Aguacate: Potente antioxidante y antiinflamatorio. Regula los niveles de colesterol, glucosa y presión arterial mejorando la circulación sanguínea, además, aporta beneficios articulares, oculares y dermatológicos.
  • Tomate: Es un potente antioxidante que, disminuyendo la fatiga, previene los calambres musculares, hidrata, genera saciedad y protege al sistema digestivo.
  • Cebolla y ajo: Brindan acciones antioxidantes y vasodilatadoras, reducen los lípidos, colesterol, glucosa, hipertensión y actividad antiplaquetaria previniendo enfermedades cardiovasculares, pulmonares, osteoporosis e incluso protege de posibles fracturas óseas.
  • Arándanos: Potente antioxidante, absorbe el hierro, incrementa las defensas inmunológicas, previenen el envejecimiento celular, enfermedades urinarias, cardiovasculares y cáncer.
  • Plátano: Participa en el equilibrio del agua corporal, la contracción y relajación muscular previniendo inesperados calambres.
  • Frutos secos: Disminuye las enfermedades cardiovasculares, reduce la glucosa, el colesterol, aportan energía, saciedad y mejoran la salud ósea.
  • Avena: Proveen energía y sensación de saciedad; actúa como antioxidante aportando múltiples beneficios en los niveles de hipertensión, glucosa, colesterol, musculatura, funcionamiento neuromuscular y cardiovascular, mejorando el descanso y aumentando las defensas.
  • Chocolate puro: Es un antiinflamatorio natural que disminuye la inflamación en los músculos y articulaciones, favorece el desarrollo muscular, aumenta el rendimiento en los ejercicios aeróbicos, mejora la circulación sanguínea y el estado de ánimo. Debe ser mayor a 70% cacao y se debe consumir en sus moderadas cantidades.

El contar con una buena dieta diaria, como por ejemplo los recomendados alimentos para fatiga muscular, entre los tantos beneficios que aporta, ayuda a evitar fatiga muscular.

Suplementos para la fatiga muscular

La fatiga muscular es un problema común que puede ser causado por el esfuerzo físico, la enfermedad o la mala nutrición. Muchas personas se preguntan qué tomar para la fatiga muscular. Afortunadamente, existen suplementos naturales disponibles para ayudar a combatir este problema. La vitamina D y el magnesio son dos suplementos que han demostrado reducir los efectos de la fatiga muscular.

La vitamina D se conoce desde hace mucho tiempo como un nutriente vital para tener huesos fuertes, pero ahora se cree que también podría ayudar con la fatiga muscular. La vitamina D ayuda con la absorción de calcio, que es importante para el buen funcionamiento de los músculos y los nervios. Se cree que una deficiencia de vitamina D podría provocar un aumento de los niveles de fatiga en algunas personas.

El magnesio es otro suplemento que ha demostrado ser eficaz para reducir los síntomas de fatiga muscular. Los estudios han encontrado que el magnesio juega un papel importante en el metabolismo energético y ayuda al cuerpo a adaptarse al esfuerzo físico, los cuales pueden reducir la fatiga muscular después del ejercicio físico o la actividad.

También existen otros suplementos que pueden ayudar a combatir la fatiga muscular, para que los atletas puedan continuar rindiendo al máximo, aunque no seas un deportista de élite.

Creatinina

Creatinina proviene de la degradación de Creatina, una sustancia que se encuentra naturalmente en el cuerpo, en carnes rojas y mariscos. Además de participar en la producción de energía para los músculos, al aumentar la producción de ATP (trifosfato de adenosina), se suele utilizar para mejorar el rendimiento del ejercicio y aumentar la masa muscular.

Algunos de sus beneficios son reducir el dolor muscular y fatiga, aumentar los niveles de energía y dopamina, incrementar el rendimiento en ejercicios de alta intensidad, estimular los procesos biológicos para el crecimiento del tamaño celular, acelerar el crecimiento muscular, disminuir los niveles de glucosa, mejorar la función cerebral, los estados de ánimo y ayuda en enfermedades como Parkinson, mejorando la función y fuerza muscular

Se recomienda utilizar como tratamiento en trastornos del metabolismo y/o transporte de creatina, para aumentar el desempeño atlético y la fuerza muscular. Lo ideal es ingerir dosis entre 0.08 y 0.10 g/kg del peso corporal; por ejemplo, una persona que ronda los 65 kg, la dosis recomendada se encuentra alrededor de 6 gramos diarios.

Se recomienda beber agua después de entrenar junto a un batido de proteína o fruta y lejos de comidas pesadas, ya que el aumento del pH estomacal, puede ser perjudicial.

Beta-alanina

Es un aminoácido no esencial que incluimos en nuestra dieta a través de la carne roja y blanca. Participa en la formación de Carnosina al unificarse con L-histidina.

La Carnosina es un amortiguador que contribuye a evitar la fatiga muscular y reducir la acumulación de ácido láctico en los músculos. Al ingerir dosis de beta-alanina se aumentan los niveles de la misma, disminuyendo los niveles de acidez durante el deporte y aumentando el rendimiento físico.

Se recomienda su suplementación en deportistas de alta intensidad, fuerza y/o potencia, quienes desean desarrollar masa muscular, en mujeres, en ancianos y en vegetarianos.

Entre sus beneficios se encuentra la reducción de fatiga y agotamiento, aumento de resistencia, mejora del rendimiento general, acorta el tiempo de recuperación entre ejercicios y aumenta la masa corporal magra.

Cuenta con contraindicaciones tales como rubor, hormigueo, alteraciones en la destreza, equilibrio y coordinación.

¿Cómo recuperarse rápido de una fatiga muscular?

Si alguna vez ha sentido esa sensación de dolor en los brazos o las piernas después de un largo entrenamiento, sabe cómo puede ser la fatiga muscular. Pero con el enfoque correcto, es posible recuperarse rápidamente y volver a su rutina diaria.

El primer paso para recuperarse de la fatiga muscular es mantener la hidratación bebiendo mucha agua durante el día. La deshidratación puede empeorar cualquier sensación de dolor muscular y dificultar que los músculos se recuperen más rápido. Además de mantenerse hidratado, descansar lo suficiente es esencial para reducir la fatiga muscular y ayudarlo a recuperarse rápidamente de cualquier actividad física. Asegúrese de darle a su cuerpo el tiempo suficiente para descansar antes de volver a su rutina habitual de ejercicios o participar en cualquier otra actividad extenuante.

El estiramiento es una de las formas más efectivas de reducir la fatiga muscular. El estiramiento ayuda a aflojar la tensión en los músculos y reduce el dolor. Los masajes también son excelentes para aliviar la tensión y promover la circulación, lo que ayuda a acelerar el tiempo de recuperación. Por último, tomar una ducha fría puede ayudar a reducir la inflamación causada por el ejercicio intenso.

Si la fatiga muscular que sufres se prolonga cada vez más, bajar la intensidad del ejercicio ayudará a aumentar el flujo sanguíneo y liberar endorfinas para poder continuar ejercitando sin detenerse por completo. En caso de ejercicios aeróbicos es importante un descanso pasivo, ya sea dormir bien, masajes, sauna, además de aumentar la ingesta de carbohidratos. En cambio, durante ejercicios anaeróbicos se requiere de descansos activos como ejercicios acuáticos que incrementen la expulsión de metabolitos.

Ozonoterapia como tratamiento de la fatiga muscular crónica

La ozonoterapia se puede emplear como una opción de tratamiento para la fatiga muscular crónica y está ganando popularidad. Al oxigenar de forma indirecta la sangre con ozono, técnica conocida como autohemoterapia, se ayuda a mejorar los niveles de oxígeno en la sangre y reduce el estrés oxidativo que puede provocar fatiga muscular.

ozonoterapia fatiga muscular tratamiento

Muchos pacientes que han recibido esta terapia de ozono afirman que tiene muchos efectos positivos en el sistema de energía del cuerpo, como aumentar los niveles de energía, además de reducir los marcadores de inflamación en la sangre.

Autohemoterapia
Descubre los beneficios, procedimientos y usos de la ozonoterapia en España
Conoce los tratamientos más solicitados con ozono

Los estudios han demostrado que este tipo de terapia puede ser una solución efectiva para tratar la fatiga muscular crónica al mitigar los síntomas asociados con ella. Además de sus beneficios terapéuticos, también se ha descubierto que la terapia con ozono conlleva un riesgo mínimo de efectos secundarios cuando se administra correctamente.

Si quieres acceder a este tratamiento puedes pedir cita si eres de Málaga (España), o solicitar una consulta online se eres de otra provincia o país para ver si eres candidato o candidata y que te informemos de dónde puedes acceder a este tratamiento.

Artículos relacionados

Teriparatida para el tratamiento del dolor

Teriparatida: Un avance en el tratamiento del dolor por fracturas vertebrales

La teriparatida es un medicamento prometedor en el tratamiento de la osteoporosis, que ofrece ventajas significativas en comparación con otros fármacos utilizados para esta condición.

derrame articular

Derrame articular: síntomas, causas y tratamiento

El derrame articular es una condición que se caracteriza por la acumulación excesiva de líquido en una articulación, lo que puede causar dolor, inflamación y

estenosis de canal

Nuevos tratamiento avanzados para la estenosis de canal

La estenosis de canal es una patología degenerativa de la espalda que causa estrechamiento de la médula y los nervios raquídeos, en algún punto de…

¿Te has quedado con dudas y necesitas respuestas sobre tu dolor en concreto?

Soy el Dr. Carlos Morales, especialista en tratamientos del dolor. A través de mis artículos pretendo informar y resolver las dudas más frecuentes sobre las patologías y soluciones especificas que te puedo ofrecer para cada una.

Si has considerado que tu caso es muy complejo, déjame ayudarte a resolverlo. Contacta conmigo y tendremos una primera consulta para dar con un diagnóstico médico concreto y ofrecerte soluciones más convenientes en tu caso.

doctor carlos morales

Finalista Doctoralia Awards 2021 en la especialidad de Anestesiología y Tratamiento del Dolor