¿Son los opioides la solución definitiva para el dolor lumbar?

Dolor crónico

Según la Sociedad Española del Dolor, uno de cada seis españoles sufre dolor crónico (17%). Muchos de los que me leéis, sabéis de la repercusión tan negativa que tiene el dolor crónico sobre la calidad de vida de los pacientes, ya que interfiere en su capacidad para desarrollar actividades de la vida diaria, familiar y laboral, tanto para el mismo paciente, como para sus familiares.

La causa más frecuente del dolor crónico es el dolor lumbar. En este tipo de pacientes es habitual que al final se le ofrezca tomar morfina o alguno de sus derivados para controlar el dolor, por ser los medicamentos más potentes para eliminar el dolor. En este artículo veremos los riesgos y beneficios se puede esperar del tratamiento con opioides en los pacientes con dolor lumbar crónico.

Opioides, una aproximación.

Los analgésicos opioides actúan a nivel del sistema nervioso central, inhibiendo el dolor. Fentanilo, morfina, metadona, buprenorfina, y tapentadol son los analgésicos opiáceos más utilizados en la actualidad.

Su uso de este tipo de medicamentos es fundamental en anestesiología y en el tratamiento del dolor en algunas patologías, sin embargo, su uso indiscriminado presenta problemas sanitarios.

El beneficio del uso de los opioides en pacientes oncológicos no representa ninguna polémica por su elevada efectividad.

En cambio, en los últimos años ha aumentado considerablemente su uso en el tratamiento del dolor crónico no oncológico, manteniéndose la controversia en cuanto a su eficacia y seguridad a largo plazo frente a los beneficios que se obtienen.

La crisis de opioides.

En Estados Unidos el consumo de opiáceos se ha extendido en una gran parte de la población, haciendo que aumenten exponencialmente los casos de adición y sobredosis. Tenemos el ejemplo de Ohio, donde en 2017 el fentanilo (opioide 50 veces más fuerte que la heroina) era de venta libre. La tasa de muertes en el Estado es de 39,2 por 100.000 personas, cuando el promedio nacional es de 14,6, según los últimos datos disponibles y muchas de estas muertes, ha sido a causa de intoxicaciones por el consumo desmesurado de fentalino.

Recientemente saltó la noticia se ha declarado una emergencia de salud pública en EEUU sobre este tema, por los miles de muertes y otros efectos negativos que está produciendo el uso indiscriminado de esta mediación.

Muchas empresas farmacéuticas, Johnson & Jonshon entre otras, recientemente han sido declaradas culpables de la distribución masiva de opiáceos y forzados a pagar grandes sumas por los daños causados.

Opiaceos y dolor lumbar

Los analgésicos opioides alivian moderadamente y a corto plazo el dolor lumbar crónico, pero sin duda, no son la solución para este tipo de pacientes. Un equipo de médicos realizó un estudio publicado en la JAMA Internal Medicine, sobre el uso de estos fármacos en dolor lumbar crónico, llegó a la conclusión de que el uso de opiáceos no tenía apenas efecto a largo plazo en el dolor lumbar crónico. Además casi el 50% de los pacientes no los toleran.

Los efectos secundarios son más preocupantes del uso los opiáceos a largo plazo son la dependencia (adicción, abstinencia) y la tolerancia (disminución de la efectividad). Estos efectos secundarios se minimizan si se usan dosis pequeñas y de forma supervisada, pero deben tenerse en cuenta.

Por eso, en general, los fármacos opiáceos, deben prescribirse en plazos breves de tiempo. Si se administran a pacientes con dolor crónico no oncológico, siempre con coadyuvantes (antidepresivos, neurolepticos, incluso Cannabidiol).

Existen opioides nuevos con acción mixta, que actúan sobre los receptores de Serotonina y Noradrenalina, como es por ejemplo Palexia, que lo hace útil en monoterapia (no se necesitan combinar con otros medicamentos). Este medicamento sí cuenta con evidencia en dolor lumbar mixto (mecánico-neuropático).

Conclusiones

El uso indiscriminado de opioides en gente joven conlleva un riesgo importante a su salud, y solo se debería usar en determinadas circunstancias (ya hemos citado el cancer), y de la forma más breve posible.

Este tipo de medicación no supone una solución válida a largo plazo dolor lumbar crónico en la mayoría de casos, y como médico anestesista de la unidad del dolor, recomiendo siempre agotar las medidas intervencionistas percutáneas antes de iniciar un tratamiento con opioides.

Sin embargo, no todo es blanco o negro. Los opioides se pueden usar a dosis bajas en determinados casos como las fracturas vertebrales crónicas, y a veces son útiles si se usan combinados con otros medicamentos coadyuvantes (auxiliares) en dolor lumbar crónico.

Si después de leer este artículo piensas que ya has visto lo suficiente y quieres acceder a los tratamientos específicos de la unidad del dolor para tratar tus dolencias con seguridad, visita mi perfil de contacto.

Deja una respuesta

Una buena nutrición puede aliviar tu zona lumbar

Una nutrición equilibrada ayuda a aliviar los dolores. Mantener un peso saludable y sobre todo sin perdidas o subidas bruscas es esencial para evitar la pérdida de masa muscular. Además de una correcta nutrición siempre es importantísimo mantener un hábito de ejercicios para mantenerse saludable.

Read More »
WordPress Themes