¿Qué es la pseudo-ciática?

¿Se puede tener ciática sin tener patología de espalda? 3 de cada 10 casos de dolor de tipo ciático no provienen de una hernia discal.

Descubre las diferencias entre el verdadero dolor de ciática producido por una hernia discal, el síndrome piramidal y el dolor sacroilíaco, y cómo confirmar el diagnóstico antes de que te operen de la espalda sin motivo

La mayoría de pacientes piensa que el dolor de espalda siempre proviene de una hernia, aunque muchas veces no es así. Existen otras posibles causas del dolor ciático. Recuerda que no es lo mismo ciática que dolor lumbar.

Hoy te doy las claves para que conozcas las causas más frecuentes de tener lo que comúnmente se denomina falsa-ciatica o pseudo-ciatica: el síndrome piramidal y la sacroileítis. Antes revisaremos cómo y porqué se produce una ciática verdadera.

Anatomía para principiantes

Primero, un poco de anatomía: de la médula espinal, que está dentro de la columna vertebral, emergen raíces nerviosas que van a todo el cuerpo, inervando sus distintas partes. Las vértebras son la unidad que conforma la columna vertebral, y entre cada una de ellas, existe una “almohadilla”, que tiene un núcleo pulposo y un anillo fibroso. 

piramidal sacroilíaco

Imagen de orthoinfo.aaos.org

Cada vértebra tiene un nombre, compuesto de una letra y de un número, dependiendo de donde se encuentren, las del cuello son C1-C7, y las lumbares van de L1 a L5, por ejemplo. Las raíces nerviosas de L3, L4, L5 y S1 dan lugar al nervio ciático. 

Hernia discal como causa más conocida de dolor de espalda

La hernia se produce cuando el contenido del núcleo pulposo se “sale” del anillo fibroso por alguna anomalía de este , llegando a causar compresión o inflamación de las raíces que forman el nervio ciático. 

piramidal sacroilíaco

Imagen de spineuniverse.com

Cuando este nervio se comprime o se inflama, aparece el típico dolor en la zona lumbar que irradia a la pierna, siguiendo el recorrido del nervio por la parte posterior de la pierna hasta el gemelo e incluso tobillo. Es típico que este dolor se acompañe de contracturas, quemazón o calambres inesperados en la pierna, sobre todo al caminar, también es habitual que el dolor aparezca incluso al estar tumbados.

piramidal sacroilíaco

Imagen de esencialnatura.com

¿Qué es el síndrome piramidal?

El síndrome piramidal, es causado por inflamación del músculo piramidal. Este dolor se siente como un “cuchillazo” en la zona del glúteo, que puede irradiar hacia la cadera o hacia la pierna. Es característico que al sentarse o al cruzar las piernas el nervio se comprima más aún, y el dolor pueda agravarse. En estos casos, lo que calma el dolor es caminar o simplemente levantarse, ya que en esa posición el nervio se encuentra con menor compresión por parte del músculo.

Típicamente el dolor del gluteo y la pierna no se acompaña de dolor de espalda, a diferencia de la hernia discal donde suele aparecer lumbociatalgia.

¿Cómo se diagnostica el Síndrome Piramidal?

Para realizar el diagnóstico del síndrome piramidal es necesario contar con la revisión exhaustiva de un médico especialista. Al igual que el síndrome sacroilíaco, este síndrome no se visualiza fácilmente en las imágenes de resonancias, ecografías o radiografías. Por este motivo, por lo general el médico tendrá que determinar la existencia del síndrome piramidal a través de los síntomas que tenga el paciente y de un examen físico, que incluya maniobras específicas.

Si existe sospecha de que el cuadro de dolor provenga del músculo piramidal, se realiza una prueba o test, en el que se administra anestesico local en musculo a traves de una aguja guiada por ecografía. Es un procedimiento muy rápido, indoloro y sencillo.

Tratamiento del piramidal

Una vez diagnosticado el síndrome piramidal, el especialista considerará en primer lugar comenzar sesiones de fisioterapia, para lograr relajar el músculo mediante terapia manual, en lo que conocemos como tratamiento conservador (estiramientos) y el cual es efectivo en un alto porcentaje.

En caso de que el paciente no tolere los ejercicios y las molestias continúen se puede aplicar tratamiento con infiltraciones de anestésicos con colágeno, el cual actúa como relajante, anti-inflamatorio y regenerador del músculo. En casos graves o reflactarios se emplea Toxina Botulínica para bloquear la actividad muscular del musculo.

piramidal sacroilíaco

Foto de delgadotrauma.com

La gran desconocida, la sacroileítis

Otra causa poco conocida de pseudo-ciática es la sacroileítis, que es una inflamación o sobrecarga de la articulación sacroilíaca, encargada de unir el hueso sacro con el hueso ilíaco de la pelvis. 

La función de esta articulación es de soporte y transmisión de la carga mecánica de la parte superior del cuerpo a la pelvis. Hay muchas causas posibles de dolor lumbar por el fallo de esta articulación. Desde aspectos anatómicos particulares (por ejemplo, tener una pierna más corta que la otra), a haber sufrido traumatismos en la zona, o estar operado de espalda. 

El dolor de origen sacroilíaco suele ser mecánico (aumenta con los movimientos) e inflamatorio (constante, pero más intenso por la mañana). Suele dar molestia una de las dos articulaciones, y va alternando entre la izquierda y la derecha pero rara vez las dos a la vez. A veces aparece clínica neuropática en forma de calambre en la parte posterior de la pierna, que pueden confundir a la hora de emitir un diagnóstico y confundirse con una ciatica, pudendo el paciente ser operado de la espalda sin motivo.

¿Cómo se diagnostica?

Esta patología no siempre aparece en las imágenes de resonancia o radiografía, lo que dificulta el diagnóstico. Indagar sobre las posibles causas es importante para que sospechemos cuál es el origen del dolor. Hablando de motivos que nos lleven a pensar en este diagnóstico, por ejemplo, una caída hacia atrás, o “caerse de culo” de forma coloquial, es una consecuencia frecuente de dolor sacroilíaco, otra situación que puede causar sacroileítis, puede ser un parto con fórceps en una mujer joven, y también puede serlo una caída de la moto sobre ese lado o un golpe por detrás en un conductor.

Para tener la sospecha clínica de que existe un dolor de origen sacroilico, se le hacen al paciente una serie de maniobras específicas. En las llamadas maniobras sacroilíacas, que son cinco, si el paciente refiere dolor en tres de ellas, hay sospecha de que el dolor provenga de la zona sacroilíaca.

piramidal sacroilíaco

El siguiente paso es realizar una prueba o test, en la que se administra un anestésico local dentro de la articulación para observar si disminuye el dolor aunque sea de forma temporal. 

¿Cómo se trata?

El tratamiento del síndrome sacroilico se basa en medidas físicas de fisioterapia, y medicación oral estandar. En casos que no respondan a estas medidas convencionales está indicado hacer un bloqueo guiado por imagen ecográfica o rayos X de la articulación con corticoide o plasma rico en plaquetas, para controlar la inflamación de la articulación.

En casos en los que la duración del bloqueo no tenga la duración deseada, se puede realizar una termocoagulación de los terminaciones sensitivas de la articulación por radiofrecuencia.

Conclusiones:

La ciática no siempre proviene de una lesión en la columna, y por tanto antes de valorarse una cirugía de espalda se debe descartar la existencia de otras causas del dolor irradiado, principalmente el síndrome piramidal y el síndrome sacroiliaco, que se estíma que están presentes en 3 de cada 10 pacientes con dolor irradiado a la pierna.

Para ello es importante que ante la sospecha de esta patología en la historia o la exploración del paciente se le informe de que puede acudir a un profesional del tratamiento del dolor para el diagnóstico, puesto que tendrán que hacer una infiltración guiada por imagen (ya sea ecografía o rayos X). 

Es primordial confirmar el diagnóstico para ejecutar un tratamiento adecuado de estos problemas, a menudo desconocidos ya no solo por los paciente, si no por muchos especialistas.

Espero que este post te sea de utilidad, y en caso de que sufras este problema o lo sospeches, puedas reservar consulta conmigo para poder revisar tu caso particular y llegar al diagnóstico acertado para que puedas vivir sin dolor.

Deja una respuesta

Una buena nutrición puede aliviar tu zona lumbar

Una nutrición equilibrada ayuda a aliviar los dolores. Mantener un peso saludable y sobre todo sin perdidas o subidas bruscas es esencial para evitar la pérdida de masa muscular. Además de una correcta nutrición siempre es importantísimo mantener un hábito de ejercicios para mantenerse saludable.

Read More »
WordPress Themes