Como tratar la Fatiga crónica y Fibromialgia

Fatiga crónica y fibromialgia son enfermedades que pueden confundirse fácilmente

Sin embargo, una de las principales diferencias entre ambas es que en la fibromialgia suele predominar más los síntomas de dolor muscular que el cansancio, más presente en la fatiga crónica.

El síndrome de fatiga crónica se caracteriza fundamentalmente por la presencia de fatiga intensa (física y mental), sin causa conocida y de carácter permanente, que limita la capacidad funcional del paciente, y puede producir diversos grados de discapacidad.

Esta fatiga no disminuye con el reposo, empeora con el ejercicio y, en general, se asocia a manifestaciones sistémicas generales, físicas y neuropsicológicas como artralgias, mialgias, cefaleas, ansiedad, síntomas depresivos, alteraciones de la esfera cognitiva, alteraciones del sueño o intolerancia al ejercicio físico. Podría compararse con una gripe alargada en el tiempo.

Al contrario que la fibromialgia la fatiga crónica es una enfermedad mucho menos frecuente. El Instituto de Investigación de Enfermedades Raras estima la prevalencia en 1 caso por cada 1.000 habitantes en España, aproximadamente unos 40.000 casos en todo el país.
La prevalencia de fibromialgia, según el estudio EPISER de la Sociedad Española de Reumatología de 2016 se estimó en el 3-4% de la población española, lo que correspondería a 1.150.000 casos.

La fibromialgia afecta sobre todo a mujeres en época post-menopausica. En cambio, la fatiga crónica afecta fundamentalmente a mujeres adultas jóvenes de 20 a 40 años, aunque también existe en niños, adolescentes y ancianos.

Tanto la fibromialgia como el síndrome de fatiga crónica genera síntomas que producen una importante pérdida de calidad de vida, depresión, perdida de contacto social y laboral.

Ambas enfermedades tienen criterios diagnósticos diferentes. Es labor del médico discriminar el diagnóstico entre una y otra. No obstante, las causas y tratamientos de ambas enfermedades coinciden en muchos casos.

Causas de fatiga crónica y fibromialgia

El origen o causa de estos síndromes no se conoce al 100%. Se ha especulado con que ambos síndromes tenían un origen psicosomático, por ello su tratamiento eran ansiolíticos o antidepresivos. También una somatización del estrés alargado en el tiempo, que genera una liberación constante de adrenalina.

Deporte para la fatiga crónica y la fibromialgia Unsplash @boyand

Este estado de alarma continuo lleva a una incapacidad de descanso nocturno y de contracción continua de los músculos.  Por ello, cualquier tipo de terapia emocional (coaching, mindfulness, taichi, acupuntura…) que permita relajar el sistema neuromuscular mejorará el estado de fatiga crónica y fibromialgia.

Aunque estos síndromes tienden a tener una causa emocional predominante, no es la única causa. Es importante descartar posibles causas fisiopatológicas de estos síndromes pues son en cierta medida tratables. Entre las causas físicas o fisiopatológicas podríamos destacar las siguientes:

Desequilibrios hormonales

Una posible causa de estos síndromes, es que los niveles de hormonas de crecimiento, cortisol, liberación funcionalidad de hormonas tiroideas, entre otras, estén alteradas. Esto causa que la persona no sea capaz de enfrentarse al estrés físico y emocional. Pueden ser desequilibrios hormonales primarios por un fallo en la hipofisis. Cabe destacar que lo mas frecuente es que sean desordenes secundarios. Estos pueden ocurrir en distintas épocas en la vida, de mucho trabajo, problemas familiares… que causan un desequilibrio nervioso, que acaba en un desequilibrio hormonal. Provoca desequilibrio metabólico, inmunológico, neuronal, y la persona acaba en fatiga crónica-fibromialgia.

Desequilibrios intestinales

Los problemas a nivel intestinal ( dispepsia, colon irritable…) desequilibran el territorio intestinal, que muchas veces conduce a un déficit en la absorción de nutrientes.

La alteración del microbiota intestinal ha generado indirectamente que todo el organismo se encuentre en un estado de inflamación crónica. Esta inflamación, como cualquier otra, altera la funcionalidad hormonal y neuronal. Esto afecta al equilibrio de ciertos neurotransmisores, lo que conduce a esa fatiga crónica.

Infecciones latentes

La presencia de una infección en el organismo, por virus y bacterias, asociado al SFC, crea en el organismo una situación de anomalia. Es más, el sistema inmune no es capaz de luchar contra la infección. Se genera una inflamación constante, donde el sistema inmune está alterado.

Tratamiento

Es importante un abordaje integral multidisciplinar, en el que la asociación de diferentes médicos y diferentes profesionales sirva para tratar de forma integral al paciente.

Los fármacos

Medicación para la fibromialgia
Medicacion Fibromialgia Pixabay @stevepb

El tratamiento con fármacos es a menudo necesario, pero no suficiente en estos pacientes. Los más usados y con mayor evidencia serían los antidepresivos y anticonvulsivantes. Además estos medicamentos se pueden asociar en periodos cortos con antiinflamatorios y ansiolíticos.

Terapia hormonal sustitutiva

La reposición hormonal, dependiendo de la hormona de la que se tenga carencia puede ser un tratamiento efectivo en estos síndromes.

Debido a la hipersensibilidad que se genera en algunos pacientes, es necesario retirar el trigo y el gluten. Los lácteos y la soja también pueden causar hipersensibilidad. Puede ser beneficiosa la rotación de alimentos, que evita la propensión a generar hipersensibilidades fluctuantes a distintos alimentos.

Dieta

Dieta para el dolor – PXherer

Una nutrición adaptada, con gran cantidad de hortalizas, verduras, pseudocereales, legumbres, jugando con el control glucémico. Es importante dar al organismo la cantidad necesaria de micronutrientes que necesita.

El deporte

Seguramente todos sabemos lo importante que es practicar algún deporte. Pero el porqué, no es del todo comprendido. El deporte es necesario para generar masa muscular, mejorar biorritmos, además de aumentar la concentración de dopamina y serotonina.

Es por ello que la práctica de algún deporte, siempre tiene que ser paulatino, como andar cada mañana, siempre regulado por un especialista.

Los suplementos

Algunos antioxidantes, como glutatión, la proteína Q10 y otros, ayudan a exponerse mejor a las sustancias reactivas del oxígeno. En consecuencia, se compensa en cierto modo los daños mitocondriales, las alteraciones celulares e inmunológicas, asociados al SFC. Al ayudar a la mitocondria celular, esta es capaz de una mayor liberación de ATP, que se traduce en que el organismo tiene más energía. En casos de intestino permeable la glutamina como aminoácido aislado, puede ser útil para controlar el problema.

Nuevos tratamientos para la fibromialgia y la fatiga crónica

Como hemos tratado en otros artículos, la ozonoterapia por vía sistémica, ha demostrado ser un tratamiento muy recomendable y sin efectos secundarios en pacientes con fibromialgia y fatiga crónica. En nuestra unidad del dolor contamos con este tratamiento que ayuda a mejorar la calidad de vida de las pacientes con fibromialgia y fatiga crónica. Si ha sido diagnosticada o cree que sufre esta enfermedad puede ponerse en contacto con nosotros.

¿Te has quedado con dudas y necesitas respuestas sobre tu dolor en concreto?

Soy el Dr. Carlos Morales, especialista en tratamientos del dolor. A través de mis artículos pretendo informar y resolver las dudas más frecuentes sobre las patologías y soluciones especificas que te puedo ofrecer para cada una.

Si has considerado que tu caso es muy complejo, déjame ayudarte a resolverlo. Contacta conmigo y tendremos una primera consulta para dar con un diagnóstico médico concreto y ofrecerte soluciones más convenientes en tu caso.

Finalista Doctoralia Awards 2021 en la especialidad de Anestesiología y Tratamiento del Dolor

Deja una respuesta

© Copyright 2020  – Todos los derechos reservados,  Instituto CAMP Anestesia SLP
Diseñado por Johameli Muñoz
Para más información consulte nuestra Aviso Legal, Políticas de Cookies y la Política de Privacidad

WordPress Themes